Hace un par de días surgió una polémica dentro del mundillo de Hollywood por las declaraciones de Wally Pfister, el director de fotografía de las películas de Christopher Nolan, que dijo:

Lo que realmente importa es la forma de contar la historia. Nada importa si no hay algo que acompañe a la historia. Creo que ‘Los Vengadores’ es un film atroz. La rodaron desde algún ángulo extraño y pensé ¿porqué está la cámara ahí?…ah ya veo, porque se han gastado medio millón de dólares en el set y tienen que enseñarlo entero. Me sacaba completamente de la película, me estaba volviendo loco con esa forma de contar una historia.


Es cierto que, exceptuando un par de escenas concretas, toda la película de Los Vengadores fue rodada en decorados y estos hay que enseñarlos. Pero lo primero que nos viene a la cabeza al leer declaraciones como estas es si están justificadas o si se trata simplemente de una pataleta de celos, puesto que Los Vengadores terminó recaudando más en taquilla. Wally Pfister ganó el Oscar por la fotografía de Inception y ha sido nominado por otros tres trabajos, todos de Nolan (Batman Begins, El Prestigio y El Caballero Oscuro), ¿sabe de lo que está hablando?

Seamus McGarvey The Avengers
Seamus McGarvey, director de fotografía, con el mismísimo Capitán América.
Lo cierto es que, desde que se lanzó el primer teaser de Los Vengadores, a mí siempre me llamó la atención que al final se optase por el 1:85:1 (la típica proporción 16:9 que poseen todos nuestros televisores LCD) frente al 2:35:1 (el formato panorámico). Me llamó la atención que todas las películas de Marvel -El Increíble Hulk, Iron Man, Iron Man 2, Thor y Capitán América- hubiesen sido rodadas en el formato 2:35:1, mientras que esta última, precisamente la que debía ser cinematográficamente más espectacular, no lo hizo. ¿A qué se debe esta elección?

Seamus McGarvey, el director de fotografía de Los Vengadores, declaró en numerosas entrevistas que apostaron por este formato más amplio para que los actores pudieran entrar en plano con Hulk, un personaje que mide el doble que sus compañeros. Desde ese punto de vista es hasta lógico. Pero yo quiero lanzar una pregunta pinchando donde más duele para poder crear el debate: ¿no se debe esta elección a que Joss Whedon es un director más televisivo que cinematográfico?

Sé que lo primero que me diréis muchos es que Serenity está rodada en 2:35:1, pero el resto del trabajo de Whedon siempre ha sido en el clásico 16:9. Y no tiene nada de malo, ¿eh? Los Vengadores luce magnífica en la tele de mi salón, pero cuando (por lo menos yo) leo las declaraciones de Pfister y echo un vistazo de nuevo a la película me doy cuenta que la gran mayoría de la película está compuesta de planos americanos; y el momento en que la cámara se acerca más es el confrontamiento entre Tony Stark y Steve Rogers, y resulta muy antinatural. ¿Es Los Vengadores una película más televisiva que cinematográfica? ¿Tuvo Joss Whedon miedo de atreverse con un formato al que, reconozcámoslo, no está acostumbrado?

Otra de las razones argumentadas por McGarvey y por Whedon sobre la elección es que querían darle importancia a la verticalidad de Nueva York, donde transcurre la batalla final. Y ahí si les doy la razón completamente, la batalla luce con una claridad espectacular. Es inevitable pensar en la comparación con Transformers 1 y 3, sobre todo en esta última, puesto que la batalla final comparte el mismo punto de partida que Los Vengadores. Hay que ser sinceros y reconocer que en Transformers muchas veces no te enteras de una mierda. Michael Bay apostó por rodar todas las escenas desde el punto de vista y altura de Sam Witwicky. ¿El resultado? Ver a ras de suelo un amasijo de hierros peleando contra otro amasijo, con el característico montaje, sin saber qué está pasando. Pero al menos Bay sí supo poder mantener en el mismo plano a gente con Optimus Prime, un personaje que mide 9.75 metros, apostando por el formato panorámico. El punto al que quería llegar es que tener un personaje de 3 metros no te obliga a usar un determinado formato.

De todos modos, pienso que tanto Los Vengadores como El Caballero Oscuro son acercamientos muy distintos al mundo de los superhéroes y ambos igual de válidos. Eché en falta un formato más espectacular si cabe para Los Vengadores, pero la elección del otro no me impidió que disfrutase la película como un auténtico enano en el cine y ahora en casa todavía más, puesto que la imagen llena totalmente la pantalla. Whedon demostró que la épica no está reñida con el formato, pero... ¿se atreverá con el 2:35:1 para Los Vengadores 2?

Lo que está claro es que Whedon ayer demostró ser UN SEÑOR contestándole a todo el mundo con una clase magistral de diplomacia:

I’m sorry to hear it, I’m a Wally Pfister fan.