¿Qué sería de Diciembre sin sus listas? Si un crítico o un bloguero no publica su mejor y lo peor del año no es un bloguero. Y, por supuesto, yo no iba a perder el tren de la mediocridad e iba a quedarme sin publicar una de estas listas tan graciosas y a la vez tan polémicas. Porque estas listas no son más que el punto de vista particular del que las escribe en las que compruebas en cuántos títulos estás de acuerdo con el redactor y cuántas razones tienes para llamarlo loco/descerebrado/pongaaquísuinsulto.

Yo no engaño a nadie y empiezo por no engañarme a mí mismo. Ya he visto algunas listas y me ha sorprendido la valentía de la revista Time al incluir en su Top 2011 a Fast Five (¡!) o directamente me he reído a mandíbula batiente cuando vi que Cahiers volvía a incluir otro año más a su accionista máximo: Manoel de Oliveira. Dudo mucho que diciembre pueda sorprenderme con algún título, recordemos que aún están pendiente de estreno Misión Imposible 4, Immortals, War Horse y Edgar J. Hoover. Pero de momento aquí pongo las que, a mi juicio particular, me han parecido las mejores obras que he podido ver en pantalla grande en 12 meses. Y por orden y todo, hoygan:

  1. The Artist: poco más que añadir sobre la película se está colando en los tops de las listas y en los corazones de los amantes del cine que ya la han visto. Una pura delicia para los sentidos que se estrena este viernes. Mi crítica.
  2. El Origen del Planeta de los Simios: la sorpresa del año, la que nadie daba un duro por ella puesto que la tachamos de pesetera (otro reincio de saga) antes de haberla visto y resultó siendo un blockbuster de una factura impecable y que terminabas empatizando con quienes supuestamente son los villanos de la función.
  3. Paul: la road-movie friki por excelencia, el dueto Pegg-Frost volvía a sacarnos las risotadas con uno de los personajes más irreverentes del año y toda una declaración de amor al género de la ciencia ficción. Mi crítica.
  4. Rango: El cine de animación no podía faltar en este top, y no pensaba incluir ninguna de la endiosada Pixar ni de la familiar Dreamworks. En este caso vuelvo a reclamar aquella película que pasó relativamente discreta por los cines y era toda una parodia del western y sus arquetipos, animada enteramente por la Industrial Light & Magic, dejando en bragas a los artistas de otras compañías que llevan más años en esto.
  5. Primos: la española de la lista, una película de buenrollismo perfecto con tres personajes para el recuerdo y unas vacaciones perfectas de dos horas de duración en un pueblo mágico (Comillas).
  6. Criadas y Señoras: el sleeper del año se ganó este puesto a pulso y con razones, un elenco de actrices en estado de gracia denunciaron el racismo de los años 50 con una película sobria y elegante que bien podría haber sido dirigida por Clint Eastwood.
  7. Super 8: J.J. Abrams, uno de los hombres más inteligentes que pulula por el mundo del entretenimiento, despertó la nostalgia cinematográfica que dormía desde los años 80 en los niños que todos llevamos dentro con aquellas películas de aventuras que llevaban el sello de calidad y entretenimiento que estampaba la marca Amblin.
  8. Midnight In Paris: la gente cree que odio a Woody Allen, y está en lo cierto. Pero he de reconocer que cuando su famoso personaje no aparece por medio, sus películas me parecen muy buenas y, esta, llenaba de magia a un París que se podría traducir como el Regreso al Futuro de la mid-cult europea.
  9. Cómo Acabar con tu Jefe: carcajadas, carcajadas y más carcajadas. Sin ninguna pretensión de ganar el Premio de la Crítica de la Prensa, 6 actores soberbios no tenían otro propósito que hacer llorar de risa al espectador. Y vaya si lo consiguieron, la mejor comedia que un servidor ha podido disfrutar desde Resacón.
  10. El Árbol de la Vida: Mal que me duela, he de incluir esta cinta para lo bueno y para lo malo. Porque el cine no es solo sentarse y a ensanchar las tragaeras para digerir lo que Hollywood nos lance, sino que Mallick nos proponía otra forma de cine y -con ella- plantearnos una serie de preguntas tanto cinematográficas como espirituales.

Otras películas a tener en consideración para el nº 11: Agua Para Elefantes (su factura técnica es, simplemente, perfecta), X-Men: First Class (un gran reinicio de la saga), Harry Potter 8 (épica a más no poder, digno cierre de saga), Crazy, Stupid, Love (entretenidísima y sorprendente) y Las Aventuras de Tintin (hasta con la animación demuestra que sigue siendo el Rey en todo lo que toque).

Ahora, querido lector, quisiera saber: ¿cuál es tu Top 10 para este año?