¿Alguna vez os habéis preguntado por qué hay dos categorías en los Oscars para sonido? Son de estas cosas que, después de aguantar 4 horas de aburridísima gala, a uno le da igual. Hoy en el trabajo me preguntaron cuál es la diferencia, porque a simple vista parecen lo mismo pero no lo son. Para que lo entendamos rápidamente, voy a poner dos ejemplos muy claros de películas que ha visto todo el mundo: El Club de la Lucha y Salvar Al Soldado Ryan.

La edición de sonido (sound editing) es la creación del sonido en sí. Tenemos un sonido que debemos de crear de la nada y para ello el editor se tiene que buscar las habichuelas del modo más original o efectivo. El ejemplo: la creación de las ostias y las mascás de El Club de la Lucha. Imaginaos a Richard Hymns -el editor- poniendo el micrófono y la grabadora al lado de un filete dándole golpes (o Dios sabe cómo lo hizo). Por poneros otro ejemplo: los sonidos de los dinosaurios de Jurassic Park, unos sonidos que nadie sabe cómo suena un dinosaurio desde hace 65 millones de años, se crearon gracias a la mezcla de morsa y delfín (Velocirraptor) o de elefante y león (Tyrannosaurus). En la radio, el fuego ardiendo se crea fácilmente arrugando un papel, el galopar de un caballo chocando dos cocos... En eso consiste la edición en sí: no tenemos un sonido y debemos crear uno nuevo. Los premios van a las manos de aquellos más realistas o ingeniosos.

Por la otra parte, la mezcla de sonido (sound mixing) es coger todos los elementos sonoros que tenemos y juntarlos para que suenen en la película. Por una parte tenemos los efectos creados anteriormente, por otra parte tenemos los diálogos, por otra la música... todo ello se mezcla finalmente en la llamada banda sonora (posteriormente se denominaría banda sonora a la música de la película). El ejemplo: en Salvar al Soldado Ryan tenemos los diálogos de Tom Hanks por el canal central, la música de John Williams sonando en estéreo... y balas silbando por todos los canales del Dolby Digital. Eso es la mezcla: unir todas las pistas de sonido en conjunción con la imagen.

Y bueno, poco más, tan solo quería transmitiros esta pequeña chorrada para que cuando veáis los Oscars el año que viene (¡no me falléis!) sepáis por qué premian en dos categorías diferentes. Lo que tristemente no puedo explicaros es por qué este año le dieron el Oscar a Natalie Portman y no a Annette Bening, mis disculpas...