Hoy se estrena Toy Story 3. E iba a verla mañana en 3D invitado por los cines CineZona 3D, ubicados en el Centro Comercial ZonaEste, en Sevilla. Pero no va a poder ser, porque me engañaron.

El viernes pasado asistí con Fernando y Josemari a estos cines para ver Noche y Día en la Sala 6 de dichos cines. La proyección fue un desastre, sobre todo por el sonido. Sonaba metalizado, los diálogos no se entendían, el sonido envolvente brillaba por su ausencia y encima retumbaba y mal. Resumiendo: el sonido era una mierda. Tanto fue que terminé poniéndoles una hoja de reclamaciones porque, como yo soy un sibarita auditivo, continuamente me estaba sacando de la película y no pude disfrutar la proyección como era debido. Además que la copia era nueva, de estreno, no había razón para que aquello sonase mal.

Lógicamente, antes de que pusiera definitivamente mi hoja me sacaron a los encargados de los cines para hablar conmigo. Me dijeron que les acompañara a otra sala para comparar el sonido. Cuando entré les dije, sinceramente, que no tenía ni punto de comparación, que ahora los diálogos eran claros, los efectos sonaban como debía de sonar y esta otra sala sí que estaba preparada. Me dijeron (como excusa, supongo) que la otra sala era más pequeña, excusa que no me sirvió puesto que les respondí que mi salón equipado con Home Cinema es todavía más pequeño y sonaba mejor que la Sala 6. También me dijeron que todo el sonido provenía del centro y que lo envolvente... Fue entonces cuando ya les dije que era Licenciado en Comunicación y sabía de lo que hablaba, que no me viniesen con cuentos.

Accedieron a que escribiera la hoja y así la cumplimenté, básicamente con lo mismo que he relatado. La firmé y entonces el gerente de los cines guardó la copia de la hoja en un sobre y antes de darme ese sobre sacó un talonario de invitaciones, como redención y perdón. Él me dijo que ellos intentaban dar siempre el mejor servicio y que comprendían que fallos así pueden ocurrir y que desean la mejor experiencia posible de los clientes. Yo le dije que estaba totalmente de acuerdo con ellos, pero que me molestó muchísimo que una copia de estreno sonara mal (además sabiendo que el sonido es digital y viene impreso en el mismo celuloide). Le dije que me comprendiera, que si él era tan amante del cine como lo era yo entendería que yo quisiese continuar yendo a esos cines en las mejores condiciones posibles. Continuamos charlando un poco, tan amigos, y entonces fue cuando accedió a darme 3 invitaciones PARA LA PELÍCULA QUE YO QUISIESE Y PARA EL DÍA QUE YO QUISIESE. Así, tal cual. Dicho esto, me despedí con un buen apretón de manos y diciéndole que esperaba volver pronto a los cines. He aquí la invitación:


Con toda la ilusión del mundo, ayer fui a canjear dichas invitaciones para ver mañana Toy Story 3 en 3D. Además que me venía de perlas, puesto que todos sabemos que el 3D incrementa el precio de la entrada. Pues sorpresa la mía que cuando el taquillero me dice el precio y le suelto el ticket se marcha a mirar un folio y me dice que esta invitación no sirve para el 3D.

- ¿Cómo que no? A mí me dijo el gestor que valía para todas las películas
- Mmmmmmm... pues no, tiene escrito el núm 5, y eso significa que para las de 3D no vale
- Pero es que a mí me dijo el gestor que valía PARA LA PELÍCULA QUE YO QUISIESE Y PARA EL DÍA QUE YO QUISIESE
- Verá usted, ahora vamos a hablar con el gestor para ver si se la puede cambiar, pero de mientras que esté escrito el núm 5 usted entienda que yo no pueda hacer nada
- Pues nada, llámelo

Sale el gestor, el mismo del otro día y me saluda con otro apretón de manos y, antes de que yo le diga nada, me espeta con toda la poca vergüenza: 

- Mire, me comentan mis compañeros... yo en ningún momento le dije que esta invitación valía para el 3D
- Claro que no, usted me dijo que valía PARA LA PELÍCULA QUE YO QUISIESE Y PARA EL DÍA QUE YO QUISIESE
- Yo no le dije eso. Además, si mira usted la invitación podrá leer "La dirección se reserva el derecho de anular esta invitación por aforo completo o por cualquier otra circunstancia que así lo requiera"  (si se amplia la foto se puede leer la trampa)
- Vale, vale, no se preocupe. Muchas gracias

Y así me marché, sin ganas de discutir y con una cara de imbécil que para mí se queda. Imbécil no porque haya sido tonto o no haya entendido las cosas. ¿Vosotros qué entendéis cuando os dicen que os invitan a la película que queráis y para el día que queráis? Lo mismo que yo, ¿verdad? Me sentí imbécil porque me sentí engañado, engañado por ese señor que bien podría haberme especificado las condiciones de la invitación, bien podría haber cambiado sus palabras y yo no tendría que decirle ahora a mis otros 2 acompañantes que no veremos la película. No solamente me estafó con su invitación sino que, además, me llamó mentiroso diciéndome que él nunca me había dicho que eso sirviese para el 3D. No pretendo ser de los que claman al cielo eso de "el cliente siempre tiene la razón", pero deberían ser un poco más humildes y no soltarme tal manta de mentiras a la cara. Fue un error mío no preguntarle el nombre para que se le cayese la cara de vergüenza públicamente.

Evidentemente, canjearé esa invitación otro día para otra película. Pero lo que tengo muy claro es que no voy a volver jamás a esos cines. Había pensado ponerle de título al post "CineZona 3D engaña a sus clientes" o "Gerente estafa a sus usuarios". Pero como ha pasado un día se me han bajado los humos y he pensado que, a pesar de todo, el cine tuvo la decencia de invitarme a otra sesión y pienso sangrarle las 3 butacas gratis que nos merecemos. Pero eso no quita la cara de mongolo que se me quedó.

Ni el hecho de las ganas que tengo que lo sepa todo el mundo. Que tengáis cuidado con estos cines. Que no os fieis ni un pelo de lo que os digan sus responsables, porque os van a engañar. Si lo llego a saber esto les pongo la hoja de reclamaciones de verdad y que se las viesen con consumo.

Ahhhh!! Y, a pesar de todo, las salas suenan como el puto culo.