Siempre se ha dicho que las autoescuelas son todas unas ladronas. Que son unos usureros. Que se aprovechan de los alumnos. Que son carísimas. Vamos, que Juan Guerra al lado de la autoescuela de mi barrio se queda corto. A la voz popular no le falta razón, siempre ha sido un colectivo que ofrece un servicio bastante "caro". Aunque, por una vez, voy a hacer de abogado del diablo y las defenderé. Aunque también voy a atacarlas, porque las criticaré cuando verdaderamente se lo merecen. Y toda esta parrafada que ahora soltaré la baso en mi experiencia durante 11 meses como Administrativo en una Autoescuela sevillana, tiempo que me permitió de sobra conocer el mundillo y los tejemanejes de esta profesión.

A día de hoy sacarse el carnet es un lujo, no todo el mundo puede. Antiguamente fue un colectivo que gozaba de su época dorada, puesto que la mayoría de nosotros, recién cumplidos los 18, años nos hemos apuntado a una. Pero los tiempos han cambiado y ahora la crisis nos golpea por todos lados, incluso en la necesidad de obtener un permiso de conducción. 

Sacarse el carnet cuesta, de media, 1.300 euros. Estamos hablando de 250mil de las antiguas pesetas. Hablar de medias significa que hay gente que se le da bien conducir y se lo saca por 700€ si tiene suerte. Pero eso implica que hay otras personas que le puede llegar a costar casi 3.000 € (o más). Para que os vayáis haciendo una idea: la media también nos dice que un hombre dará 1.25clases /año de edad y una mujer necesitará 1.75clases /año de edad. Es decir, que un chico de 19 años dará 23,75 clases y una mujer de 32 necesitará 56. Siempre hablamos de medias, todo depende de los factores personales y la destreza de cada uno. En mi caso, por ejemplo, creí que la carretera me daría pánico y necesitaría muchas clases. En cambio, en cuanto me puse al volante la conducción fue algo que me encantó y logré obtenerlo a la primera. Todo es cuestión de ponerse.

Lo que está claro es que cuantas más clases necesite uno más caro saldrá el asunto. La obtención del carnet debe verse siempre como un gasto que sólo se hará una vez en la vida. Vale que es caro, pero cuando uno tiene un coche y cada año hay que gastar dinero en gasolina, reparaciones, manguitos, seguros, sello del ayuntamiento, ITV y un largo etcétera, nos acordaremos de lo barato que resultaba sacarse el carnet.

Entonces... ¿de dónde viene tanto precio? Partimos de la base que una clase práctica cuesta de media (según FACUA) 25,83€. A priori puede parecer un poco caro, pero el alumno debe de tener en cuenta que de ese precio debe salir: el sueldo de profesor, el precio de la gasolina, el precio del renting del coche, el precio del seguro, el precio del alquiler del local, el sueldo del administrativo, los seguros sociales, todos los gastos que implica el negocio... El profesor se llevará unos 8€ por clase (teniendo en cuenta la enseñanza que ofrecen y lo que se juegan al volante... su saldo es algo que no cuestionaré). De los 16 euros que quedan hay que seguir pagando muchas cosas. A la larga el beneficio que deja no es tan alto.


Entonces... ¿dónde está el negocio? En las renovaciones, queridos amigos, en las renovaciones. Todas las escuelas mantienen el mismo modelo: cuando un alumno suspende sus dos convocatorias y necesita renovar sus Tasas de Tráfico, por una parte la DGT cobrará al alumno su precio anual (85,85€) pero por otra la autoescuela le dirá al alumno que ellos deberán mover mucho papeleo... preparar la documentación... y que todas estas gestiones cuestan otros 85€. Mentira. Lo único que hacen es cambiar un papel por otro, así de simple y se sacan 85€ de la manga. Ese es el verdadero negocio amigos. Cuanto más suspenda el alumno y más papeles deban de cambiar, más ganará la escuela.

También es cierto que, a priori, el precio de la clase resulta caro. Aunque yo, habiendo trabajado y gestionado una escuela, no me lo parece. Son muchos los gastos y esto es algo que el alumno no llega ver. Aunque repito que es una apreciación personal, hoy día muchas escuelas tienen packs de clases y te puedes encontrar con una clase a 18€. Os aseguro que con todo lo que hay que pagar... al director de la escuela no le queda mucho beneficio. También debemos tener en cuenta que toda autoescuela es un negocio privado y un riesgo de un empresario. Su beneficio debe obtener. Si no nos gusta podemos esperar a que el gobierno ponga enseñanza de conducción pública... y morirnos esperando, como dicen en Almonte.

De toda mi experiencia, lo que sí reconozco es que el cobro de una renovación no está justificado. Como bien dicen en FACUA, antes de apuntarse a una autoescuela hay que mirar precios y comparar, porque pueden variar mucho entre unas y otras. Y preguntad siempre por las renovaciones, para que luego no os llevéis sorpresas.