Manitos míos. Tras el boom literario-mediático-carpetero que está produciendo la Saga Crepúsculo y viendo que hoy se estrena la tercera parte en nuestros cines. Es una lástima que aun no haya ido a verla y no tenga la primicia (porque sé que tarde o temprano terminaré viéndola en el cine, mal que me duela), pero aun así he decido aprovecharme vilmente de la situación para rescatar del armario una antigua crítica que colgué en mi Facebook de la 2ª parte, ese engendro llamado Luna Nueva. Por aquel entonces titulé mi crítica "Alunado, nuevamente". Gozad:

(disculpad el lenguaje tan soez y tan impropio de mí, es que el público objetivo era gente de Facebook y me da pereza ponerme a reescribirla :P)



Hola de nuevo mis queridos padawans. Hoy venimos con la escopeta cargá y apuntando hacia la nueva entrega de Crepúscula: Luna Nueva. No me adentraré en apreciaciones sobre la saga. No diré que Stephanie Meyer ha cogido clásicos de la literatura antigua (Drácula) y contemporánea (Anne Rice) y se ha puesto en cuclillas para mearse en ellos. No, yo no voy a decir eso. Me voy a centrar en la película nada más. También adolezco de no haberme leído los libros. Pero una película debe funcionar por ella misma solita. A mí no me vale que me digan que es que en el libro lo explica mejor, NO. A mí me lo tiene que contar el director. Pero bueno, vayamos por parte.

Supongo que me ha pasado un poco como la primera parte: Que me la esperaba peor, aunque ha cumplido todas mis expectativas. Tiene las mismas virtudes y los mismos defectos que su predecesora. Virtudes son que entretiene (a ratos, los morbosos) y que técnicamente no tiene nada que reprocharle. Defecto el más gordo, que también sufría la primera entrega: el guión no hay por donde agarrarlo, NO HAY CONFLICTO. Recuerdo que la primera parte me dejó muy tocado esa secuencia en la que Edward decide llevar a su novia, por primera vez, a su casa. Y yo pensé: BIEN!! se va a liar parda, los vampiros la van a rechazar, le van a decir a Edward que es peligrosa, que no puede adentrarse, que tendrá que elegir entre su mundo y el suyo... Y NOOOOOOOOOO!!!!! LLEGA A CASA Y LE PREGUNTAN CÓMO QUIERE LOS ESPAGUETTIS!!!! CARBONARA O BOLOGNESA!!! Les encantó!! Ya no hay ná por lo que luchar!!

Y en la 2ª le ha pasado lo mismo, conflicto cero patatero, sobre todo con una escena muy gorda, el detonante de que se me desencajara la cara. Y aquí va un spoiler del argumento (aunque supongo que no os importará que lo destripe). Hay un momento en que Bella se está medio encariñando del hombre lobo. Y claro, el chaval lo está pasando mal porque sus amigos son muy malos y posesivos. Entonces ella decide ir con dos ovarios a su casa, para pedirle explicaciones. Entra y resulta que el lobito está dormido, pero los colegas aparecen; entonces se le planta al líder con sus cojones gordos y le dice que le deje en paz, incluso le arrea un bofetón. Y yo pensé: BIEN!! se va a liar parda, los lobos le van a decir "qué haces niñataaaaaa". Aparece Jacob!!! Luchando por su amada!! NO LA TOQUES!!! Que no, ahora te vas a cagar!!!! Entonces hay una pelea de la ostia, los lobos se ponen a luchar por ella. Y yo pensé: BIEN!! se va a liar parda. La llevan a la casa del jefe, para degollarla viva.

UNA P*LLA PA MÍ !!!!!!

Llega a la casa y se ponen a comer magdalenas!!! Como lo leéis: MAGDALENAS. :| Yo alucinaba, luego aparecen los dos lobos que antes se mataban a ostias y se ponen a comer y a reír todos juntos como si fuera Chema el de Barrio Sesamo el que las hornea. Pero no solo con las magdalenas me quedo, hay otros dos conflictos con los que tampoco pasa ABSOLUTAMENTE NADA (la trama de Victoria y los Vulturi). En serio, el guión parece no conducir a ninguna parte. No solo con la trama. Los diálogos parecen sacados de conversaciones de Tuenti (sólo tú puede hacerme daño en este mundo, tú eres mi mundo -esto lo he dicho yo, vale!!-) y si William Shakespeare viera el homenaje que le han hecho a su Romeo y Julieta sería el primero en robarle el veneno a los amantes para bebérselo de un trago.

Y, sinceramente, ahora mismo no se me ocurren más escenas. Pero las hay criminales. Todo aderezado con un festival de carne y morbo quinceañero que quita el hipo (ese Jacob sacando su pecholobo para limpiarle la sangre por favor!!!) y con unas actuaciones dignas del más grande de los razzies. El que más sentido común tiene de todo el reparto es el padre de la chica (o dejas de gritar por la noche o te vas con tu madre, p*ta loca). Bravo. Ni Michael Sheen sabe lo que está haciendo en ese palacio de cartón piedra (que los pasillos parecen rodaos en el Parador de Carmona).

En definitiva (y sin que me odies más de lo que ya lo haces Laura, aunque la mayoría ya lo sabías -y también sabes qué te voy a regalar en Junio!!!! :D) una película con un guión de cárcel, unas actuaciones perseguibles por la justicia y una dirección sin personalidad ninguna.

Por favor fans, MORDEDME!! ATACADME!!!!!! :D