Cenando ayer, mi amigo Fernando me comentó que había escuchado la noticia que se planteaba prohibir la venta de juguetes junto a hamburguesas y comida rápida, puesto que se dice que parte de la obesidad infantil está relacionada con la manera en que las grandes cadenas se aprovechan de los niños (y sus padres) para venderles comida basura, sin dejarle otra opción que comprarles el famoso Happy Meal.

Pienso que la medida que quieren tomar es un poco drástica, aparte que me gustaría verla llevar a cabo si tienen valor. Diles tú a una de las multinacionales más importantes del mundo que dejen de vender su producto estrella, JUAS. Con esto no quiero defender la calidad alimenicia (Irony Mode ON) ni a McDonald's ni a Burguer King ni a cualquier cadena, pero pienso que si los gobiernos (no sólo el nuestro, oigan) tuvieran un par de dedos más de frente propondrían otras cosas.

Si prohibes vender un juguete con una hamburguesa pierden:
  1. El niño que se queda sin juguete, eso antes que nada.
  2. La empresa que vende menos. Además que cuánta gente se apuntaría al INEM porque ni la fábrica puede construir ese modelo de Hot Weels o porque las franquicias venderían menos cantidad que servir: sobraría personal por doquier.
  3. Los padres, porque a ver cómo solucionan ahora esas horas que McDonald's le salvaba el culo entreteniendo al niño en el centro comercial.
Yo me imagino a ese pobre ejecutivo de Kinder pensando: "pero si nosotros no vendemos chocolate, nosotros vendemos juguetes ¿¡qué hemos hecho!?" Además, con quitarle el juguete al niño no vas a solucionar el problema de que esté gordo. Hay que hacer algo más.

En cambio, en vez de imponerles restricciones y prohibiciones a las empresas, ¿por qué no se les obliga a estas cadenas... a FOMENTAR EL DEPORTE? Creo que, en mi humilde opinión, todos ganarían:
  1. La empresa sigue vendiendo y mantiene no solo los ingresos, sino otros muchos puestos de trabajo derivados de ese producto, como hemos dicho.
  2. El niño que conserva su juguete
  3. El niño que, además de tener su juguete, descubrirá los beneficios de la práctica deportiva.
  4. Todas aquellas instituciones / institutos / departamentos / instalaciones relacionadas con el mundo del deporte
Me encantaría que el año que viene McDonald's se asociara con Nike regalando combas y balones y que la plazoleta de mi barrio volviese a cobrar vida los sábados por la tade. Es muy fácil echarle la culpa de todos nuestros males a las multinacionales cuando a veces no vemos que deporte y educación van unidas de la mano. Seamos sinceros y veamos que los niños pisan estas cadenas (como mucho) los fines de semana y acompañados de los padres, porque a la edad en la que la obesidad infantil es problemática no son ellos quienes tienen el poder adquisitivo. Son los padres quienes entre semana les deben dar una comba, una pelota y mandarlos a la calle, con una patadita en el culo, a seguir jugando.