Son las 5. Po ya sabéis.

Estoy en la biblioteca de mi facultad. Tengo clase dentro de hora y media y no tengo muchas ganas de ponerme a trabajar en serio. No me he echado la siesta y eso se nota. Pero no soy el único.

  • Un chico lleva media hora mirando el tuenti
  • La chica que está a mi izquierda, asiática, se está oliendo el pelo (¡¡!!)
  • El que está delante mía está viendo el 6x07 de Perdidos. Que, por cierto, me he tenido que poner justo detrás de él para que su espalda tapase mi línea visual con su pantalla. Porque si no me lo trago yo con él.
  • Otra chica delante mía está leyendo el Vogue, lo más inteligente que puede estar leyendo en una biblioteca, la verdad.
  • Alguien que yo conozco acaba de irse a tomar café, y eso que dice que tiene mucho que hacer y redactar.
  • Otro chico tiene un MacBook Air. Parece que está haciendo cosas serias, pero con un ordenador tan chulo seguro que está perdiendo el tiempo o viendo Perdidos también.
  • Aquí el único que está siendo responsable es Fuertecito, que supongo yo que estará con Hatari dale que te pego, ¿no?
  • La chica que conocía acaba de volver de tomar café, y eso me hace reflexionar que...

Debería ponerme a hacer algo. YA.