Antes de ayer domingo fue la Gala. Ya se entregaron todos los premios, donde hubo sorpresas varias e indignaciones, como cada año. Pero si algo puede destacarse por encima de todo es que (todos coincidimos) la gala fue un soberano COÑAZO. Infumable, llevo viéndola desde marzo del 2003 y no recuerdo nunca haberme aburrido tanto.

Me alegro infinitamente por la victoria de 'En Tierra Hostil' con 6 Oscars, 4 merecidos (Película, Directora, Montaje y Guión) y 2 no merecidos (sonido -me aburre ya el Oscar al mejor sonido de guerra-). Y sobre todo por Katherine Bigelow, señora con dos guebos donde los haya por rodar la película con tan poco y llegar tan lejos. De hecho, es el Oscar a Mejor Película que menos ha recaudado de la historia. Espero que con el premio levante, que para eso está también. No ocultaré mi frustrado deseo que Cameron se llevase uno bajo el brazo, pero estuvo bien. Además, recordemos que él fue quien convenció a Bigelow para que la dirigiera, así que sin él tampoco hay película!! :D

Pero no todo iban a ser alegrías en la gala. He dicho que cada año me indigno, y este año ha sido doblemente:
  1. Oscar a "Mejor Cantante". Estoy cansado de los actores que hacen de cantante y te dan directamente el premio. Véase Ray, véase Walk The Line, véase 'Corazón Rebelde'. Yo no he visto la película, a lo mejor me callo la boca, pero lo veo ya típico.
  2. Oscar a "Sandra Bullock". Lo de esta actriz, y la película en concreto, no tiene nombre. Dicen por ahí que ha sido un Oscar en reconocimiento a su carrera. Y un mojón. Si se echase la vista a su carrera se le denegaría de por vida, pero ya no hay marcha atrás. La película, y su actuación, es de las más vomitivas (ideológica y panfletariamente hablando) que se han visto en mucho tiempo, con esa cadenita con crucifijo colgando en cada plano y esa perfecta familia cristiana con sus fantásticos valores cristianos que ayudan al pobre, alimentan al pobre y finalmente el niño acaba siendo multimillonario. Viva la vida. Por eso estoy yo donde estoy, porque mi abuelo era de izquierdas. Aun así, robo descarado a la joven Carey Mulligan, quien prometía y se lo tomaba más en serio.
En cuanto al resto de Oscars la verdad es que se cumplió absolutamente todo lo que dije en el post anterior (acerté 14 de 24 nominaciones). Los premios fueron los esperados, aunque como ya se dijo, para Avatar se esperaba alguno más (aunque no muchos).

Fue una gala aburridísima, con homenajes dignos como el de las películas de terror, aunque a un servidor aún no le entra en la cabeza qué hacía 'Crepúsculo' dentro de esa selección. También fue muy emotivo el homenaje que le hizo James Taylor a los fallecidos este año. Fue descojonante ver a Ben Stiller entrando en el Kodak Theatre de Na'Vi (sin duda lo más divertido de la gala, aunque Dios sabe lo que hubiera hecho Sacha Baron Cohen, a quien le prohibieron actuar) y, finalmente, fue vergonzoso -y a la vez guay- ese homenaje a las bandas sonoras mezclando la belleza de las partituras de la gala (como UP, Fantastic Mr. Fox y Sherlock) con las horteradas de los niños recién salidos de Fama. Los presentadores empezaron genial, con una retahíla de chistes y cabronadas brillantes que después acabaron EN NADA.

Resumiendo, una gala para el olvido, con alguna que otra frase memorable como la que dijo Christoph Waltz (Mmmmm... Penelope and Oscar, Uber Bingo!!) y la que ganó el vestuario (éramos muchas nominadas, pero esta año el premio me lo llevo yo, UNA ARTISTA!!).

Pero, como bien dice Rascolnikov, creo que este año él y yo nos vamos a borrar de la Academia...